¡Celebramos la cena de Navidad de ByHours.com!

Ya estamos otra vez: calles decoradas con luces de Navidad, villancicos al entrar en los centros comerciales, los primeros agobios pensando en las compras de Navidad, los planes sin hacer de fin de año, y las cenas de Navidad. ¡Ay las cenas de Navidad!

Ese día de desfase en el que descubrimos el verdadero yo de nuestros compañeros de trabajo. Esa noche en la que el más callado se vuelve el protagonista de la noche y ocurre esa anécdota que dará que hablar los próximos días.

Nosotros no hemos sido menos y el pasado viernes 12 de diciembre celebramos la cena de ByHours.com con todo el equipo. Ya os avisamos que no revelaremos nada comprometedor (tranquilos miembros del team, seremos buenos).

Fuimos convocados a las 21:30 en el restaurante del hotel, amenazados por nuestra Press Manager de llegar puntuales. (Y es que cuando Raquel se pone seria, ojo). Sin problemas llegamos todos a la hora – bueno, unos más, otros menos 😉 – vestidos lo más guapos que pudimos y nos recibieron con una copa de cava fresquito.

Una vez saludados y besuqueados empezamos a cenar, ya que hacía rato que los canapés nos llamaban desde la mesa para ser devorados. La mesa número B quedo en primera posición a la hora de comérselos. ¡Shant, Jordi, Miquel y el resto venían con hambre!

cena

Podríamos recordar varias anécdotas de esta noche, pero nos quedamos con los brindis sin parar de la mesa B, los cortes de pelo de los miembros del equipo o la predilección por el vino tinto de algunos. Ya hemos dicho que no daremos nombres ni nada que pueda comprometeros. Don’t worry.

La comida y la bebidas buenísima, hasta ahí sin sorpresas. La parte divertida vendría hacia el final de la noche. El amigo invisible y la barra libre. ¡Bien! Daba gusto ver el suelo del restaurante lleno de regalos y la curiosidad del equipo por abrirlos.
Tazas divertidas, camisetas, libros, mochilas, bufandas, sombreros… ¡El amigo invisible repartió muchos regalos y mucho buen rollo!

amigoinvisible

La cena de Navidad de ByHours.com terminó con la zona de baile y el karaoke. Se formaron equipos de chicos y chicas y un poco más y nos matamos cantando Pimpinela. Además, descubrimos que los miembros de IT son los más románticos, cantando canciones azucaradas a más no poder. Al día siguiente todos terminamos afónicos.

Y vosotros, ¿Habéis celebrado ya vuestra cena de empresa? Nosotros la recordamos con la sonrisa en la boca (y la copa en la mano), esperando que pase otro año de éxitos y la podamos volver a celebrar juntos. ¡Hasta el año que viene!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *