ByHours.com,  Portada,  Sin categorizar

El tiempo del amor. Es San Valentime, bitches!

Tiempo. Nos falta tiempo. En ocasiones nosotros mismos lo perdemos, en otras son los demás los que nos lo roban. Pero en ninguno de los dos casos podemos denunciarlo ante la policía. El tiempo no podemos pararlo, ni hacer que sea más largo cuando lo estamos pasando bien, ni que pase más rápido cuando nos aburrimos. El tiempo es un cabronazo, básicamente. Independientemente de cómo vayan las cosas, él pasa y a nosotros no nos queda otra que… ¡¿organizarlo para poderlo aprovechar al máximo?! ¿Es esto lo que deberíamos hacer?

 

Como no estaba muy segura, le pedí al Dios Google su opinión al respecto. Escribí “no tenemos t” y de inmediato me salió el listado de sugerencias de búsquedas basadas en lo que otras personas han buscando. El primer resultado por supuesto fue “no tenemos tiempo”, seguido de “no tenemos tiempo de conversación”, “no tenemos tiempo para vernos”, “para nosotros” , “que perder”, “para nada”, “para estar juntos”. Vamos a ver, Dios Google, ¿esto qué es? Si hubiese querido catar la miseria que caracteriza la vida del ser humano, miraba por la ventana de mi casa, no en la del ordenador.

 

Del mismo modo que cualquier otro dios que se respete, Google también ha ignorado por completo mi deseo de saber más, de entender el mundo y el porqué de las cosas. Por lo tanto ahora me veo obligada a sacarme de la manga una respuesta, porque sé que estás aquí leyendo esto y la quieres saber, ¿verdad? Bien. Mi respuesta es que el tiempo es un bien tan preciado y escaso que sólo deberíamos regalárselo a quien nos importa de verdad. Voy a poner un ejemplo muy claro: ahora que el 14 de febrero está al caer, ¿no molaría dedicárselo a tu media naranja? ¿No sería genial regalarle a la persona que más quieres el bien más valioso que tenemos? Y claro, te preguntarás que dónde narices se puede comprar el tiempo. ¿Has oído hablar de las microestancias en un hotel? Ese es tu camino. Hazle una sorpresa inesperada: una sesión de spa, un masaje para dos, un menú de degustación en la terraza de un hotel 5*. Pero, sobre todo, no te olvides de saborear cada pequeño momento que pases a su lado. Será único e irrepetible.

 

Este año celebra San Valentime. Porque el tiempo es un regalazo.

 

Please follow and like us:

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *