Lifestyle

La llave del tiempo

¿Alguna vez habéis tenido que tomar una decisión pero habéis sido incapaces de hacerlo? De repente la cabeza empieza a llenarse de preguntas, dudas, incertidumbres, perplejidades y todos los demás sinónimos que se os ocurran y al final lo que pasa es que os quedáis bloqueados y sin ninguna decisión tomada. En ocasiones esta situación puede prolongarse en el tiempo: le damos vueltas sin tregua durante el día y la noche, empezamos a importunar amigos y familiares para que nos den su opinión, buscamos la ayuda de Google leyendo hasta la décima página de resultados.

Por supuesto, y por suerte, no todas las tomas de decisión son tan complicadas como para llegar a la décima página de Google. Cuando llega una ocurrencia especial y tenemos que decidir qué regalo comprar, como en el caso de cumpleaños, aniversarios, Día del Padre, Día de la Madre, Día de la Marmota y todas las demás festividades en las que lamentablemente hay que sacar el monedero, basta con pararse un momento para pensar en esto: ¿Qué necesita? ¿Qué le falta realmente? La respuesta será casi inmediata si no nos quedamos en lo material.

Tiempo. Lo que nos falta a todos, hoy en día, es tiempo. Para nosotros y para los demás. Y es aquí donde por fin entenderéis el significado del título tan enigmático al estilo Dan Brown de este artículo. Sí, porque ahora podemos comprar y regalar la llave que da paso a disfrutar del tiempo, pero no en un lugar cualquiera, sino en los mejores hoteles de la ciudad.

Ahora bien, pongamos que se acerca el cumpleaños de vuestra mejor amiga. La pobre últimamente está muy estresada y no hace otra cosa que trabajar. Trabajar y quejarse, concretamente. Casi no tiene vida social, de hecho ya no tiene vida. Si le regalamos esa llave, podrá elegir cuándo y en qué hotel alojarse por unas horas y disfrutar de todos los servicios que éste incluye. En su caso está clarísimo que la llave debería servirle para aprovecharse del spa y recibir un buen masaje desestresante, pero bueno, tampoco es plan que os pongáis a planificárselo todo. Ya hemos dicho que está muy estresada, así que entregadle la llave y dejadla en paz. Seguro que os lo agradecerá.

Otro escenario: “Se acerca el día de la Madre y este año quiero hacerle un regalo especial… no sé, me gustaría que viviera una experiencia diferente… algo que nunca se imaginaría”. ¿ Y a qué madre se le ocurriría pensar que existe la llave a los mejores hoteles de la ciudad y que vosotros se lo vais a regalar? A ninguna. Así que si queréis sorprenderle con algo inesperado, ya sabéis. Que se pase a disfrutar de la terraza del hotel y de sus vistas, de una buena copa de vino, unas tapitas y en compañía de quien quiera. A lo mejor conseguís que se olvide de todas esas horas que le habéis hecho perder haciendo los deberes, estudiando con vosotros la obra del teatro del cole, discutiendo con la profe que os expulsó, trabajando más horas para pagar la reparación del coche que le destruisteis, etc. Un regalo sensorial y experiencial como éste, además de ser muy bien percibido por el cerebro, nunca se le podrá olvidar. Con un poco de suerte, este bonito recuerdo reemplazará a todos los quebraderos que ha tenido que aguantar 😉

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *